Leyendas de la Farándula

Cuenta la leyenda, que en un hotel de prestigio de la Cd de México, se presentaba el “Sr del Romanticismo” Armando Manzanero.

Se comenta que mientras tocaba la melodía, de “Sr Amor”, se percató de la presencia de el Sr Nelson Ned, conocido como el “Pequeño Gigante de la Canción” y considerado una de las voces más potentes de Brasil en los niveles populares del extranjero.

En eso, Manzanero, paro de tocar, tomo el micrófono , dando a Nelson la bienvenida con gran respeto y cordialidad.ya que Armando siempre fue una persona respetuosa con otros artistas, y con el público también.

Dicen los testigos de esos momentos, que al principio todos aplaudían con jubilo, porque ahí había dos ídolos de la cantada.

Dicen que Nelson Ned, se levantó de su asiento, jalo otra silla, subió a ella, y agradeció a los presentes con una pose de soberano.

Con las manitas al frente, como dando una bendición; por la pleitesía de los esclavos.

Todos lo vieron extrañados

En el momento de más confusión…todo se fue abajo cuando Armando hizo una invitación:

–“Vamos a invitarlo a que nos deleite con una de sus canciones. Yo le acompaño al piano”

Dicen que ese fue el acabose.

La expresión de desacuerdo y desprecio no se hizo esperar por parte de Nelson, así que dijo su grosería:

—“Si tú quiereis vermi canthar, vi a pagar”—…

Entre comentarios desalentadores y ofensivos del público desepcionado, que le acaban de quitar el velo de los ojos…no vale la pena repetir todo lo que liberaron…

Nelson, bajó de la silla indignado, y su pequeña figura desapareció.

Armando ni se inmutó, y comenzó de nuevo la canción.

Algo que alegro de nuevo a los presentes, y les hizo olvidar tan tremendo desdén.

Aqui, entra en escena, un mesero famoso en ese tiempo en el gremio.

Le decíamos el Pollo.

Este señor, era conocido por quién menos esperabas porque trabajaba en todos los hoteles de “cache”….

–“UD que piensa, Pollito, de la grosería de Nelson a Armando Manzanero”…?– pregunto un comensal

Dicen, que el pollo, acostumbrado a la confianza que le otorgaban, se soltó:

“Fijémonos bien”—

–“1 Es bien sabido, que si yo soy artista, y voy a ver otros artistas a lugares donde se presentan, es porque a lo menos respeto su trabajo”—.

—“2 Si descubro que el público que está ahí también acepta mi obra…

También les debo el mismo respeto”—

—“3 El público que se encuentra en lugares como este, dónde se presenta Armando Manzanero; es de ellite… En ocacioes hay gente de la política local y del extranjero”—

–“UD lo sabe, mi amigo”—.

Dicen que el pollo termino expresando burlón, una idea gandalla…..

-“Yaaa se a quien le voy a decir… a su compadre Don Quique”–

—“Como quiere a Armandito ese cabron”–

Esa breve plática termino con el adiós de los presentes.

…pues si fue de chismoso, según las malas lenguas.

Y cuentan que en un centro nocturno muy famoso, donde estaba un número de figuras locuazes del espectaculo…

Fue el pollo a soltar el veneno.

…—“Ah , con que esas tenemos…

Pinche enano.. desprecio a mi compadre”—dijo Don Quique…

Se cuenta que se fraguó un plan para que Nelson visitara el lugar, y se entregará solito

Hay que tener cuidado porque en estos medios, tu mejor amigo está comprado por tus enemigos.

Pero para no hacer más largo el cuento esto es lo que según sucedió.

El personaje llamado Don Quique, no era otro que Enrique Guzmán, quien estaba en compañía de otro comediante conocido, Flavio, quien se manifestó fuera del complot contra Nelson.

Cuando llegó el gran día, esto cayó como una bomba en gremio de los musicos

Cuentan que entró corriendo un chismoso con Enrique a los camerinos, y le dijo en voz alta:

—“Ahí está Nelson Ned Señor”–

Enrique se incorporó, dió unas instrucciones a sus músicos que le acompañaban su show..

–“Ya saben, cuando haga la señal:

entran con la rola que ensayamos”—

Cuando Enrique Guzmán entro al escenario, iba a cantar, pero en un repentino giro del joven del reflector apareció la notable figura de Nelson.

Enrique Guzmán, histriónico, grito entusiasmadamente exagerado:

—“Sras y Sres!! no puede ser,!!

Nelson Ned Aquí, con nosotros!!?

–“¡Un aplauso!!

Enrique levanto el brazo, y los músicos tocaron a manera de presentación un fragmento de la canción:

Déjame si estoy Llorando…

Nelson Ned cometió el mismo error del relato anterior…

Y, cuando estaba en plena fantasía de soberano agradecido, se escucha la voz de Enrique. quien bajando el brazo para silenciar al grupo, se pone la mano derecha por arriba de sus ojos, y exclama:

—“¡ …pero párate, que no te vemos Güey !”—.

Bueno creo que no se puede redactar el acontecimiento de risas y burlas por la bizarres de Enrique.

Dicen que Nelson se bajó tambaleando con la boca temblorosa y balbuceando grocerias finas en portugués. Las cuales terminaron con:

La cuentia, pour fabour!

—“ya mi voy di esta cueva di cabrones filos di puta!!”–

Enrique también tenía boca, y le respondió:

–“A chingar a su madre pinche enano pendejo, y no te plomeo, nomás por qué no te ves bien”—

—“Nomás vuélvale a faltar a mi compadre Manzanero, y te regresás a Brasil cabronsito”—

—“No le cobren , yo pago.”–

Dicen que la pequeña figura de Nelson Ned, se perdió más pequeña de lo normal.

Este asunto jamás tuvo repercusiones.

Enrique Guzmán, era otro pesado del gremio artístico político.

Muchos decían que el mismo Durazo le había dado un rango honorario en la DIP.

Quien sabe.

Lo que si es verdad.

Que siempre andaba empistolado y a veces con Warros.

Quien le decía pio..?

Instó a quien sepa de este acontecimiento; me ayude a reestructurarlo con la más cercana verdad….

Porque es historia y hay que aclararla. Inclusive, hablar de los nombres de los lugares donde se llevaron a cabo estos hechos…

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: